En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “No piensen que he venido a traer la paz a la tierra; no he venido a traer la paz, sino la guerra. He venido a enfrentar al hijo con su padre, a la hija contra su madre, a la nuera con la suegra; y los enemigos de cada uno serán los de su propia familia.

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.

El que salve su vida, la perderá y el que la pierda por mí, la salvará.

Palabra del Señor.


El llamado que Cristo hace a todo aquel que quiera seguirlo es radical, implica arriesgar todo para seguirlo, caminando por su voluntad. Nada puede quedar por encima de Dios, ni siquiera cosas tan buenas como lo son la familia.

El Evangelio de hoy habla de problemas con la familia que ciertamente se presentarán en aquellos que caminan por las sendas de Dios, aunque pudiera parecer algo difícil, en realidad no lo es.

Cuando un hijo opta por su esposa por encima de su madre como lo ha mandado Dios, en muchos habrá problemas; cuando una pareja es generosa y siguiendo la voluntad de Dios aceptan tener un hijo más, cooperando con Dios, tal vez reciban el ataque de familiares y médicos; si alguien antepone a Dios y sus celebraciones litúrgicas por encima de las visitas o familiares, también recibirá burlas y rechazos.

Jesús sabe que no es fácil seguirlo, que su llamada es radical, que ni el padre, ni la madre, ni los hijos, pueden anteponerse a él, pues quien así lo hace no puede llamarse cristiano, como él mismo dice: ”no es digno de mí“. El seguir a Cristo no es algo suavezón, relajado, implica una radicalidad, que muchos por no poner a Dios en el centro de su vida, reducen el cristianismo a unos rezos, peregrinaciones turísticas, o a eventos sociales como bodas, XV años, o amistad con algún consagrado. ¿Qué piensas de este Evangelio?.


Germán Alpuche San Miguel

« EL EVANGELIO DE HOY »

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz