En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo los envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas.

Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los enjuicien, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes”.

Palabra del Señor.


Jesús sabe que no es fácil vivir como cristiano en medio de un mundo tan lleno de culto al dinero, el erotismo, la vanidad, el orgullo y la mentira. Sabe también que constantemente somos tentados a cambiarlo por alguno de los ídolos de este mundo y en caso de no hacerlo, muy probablemente se experimentará el ataque y la persecución de amigos, familiares, o incluso de alguna institución pública, es por ello que nos clarifica “yo los envío como ovejas entre lobos”, pero no seamos infidelidad a Cristo y su Iglesia.

Nuestro mundo solo encontrará la salvación si los hombres se encuentran con el misterio de Cristo, aunque en esta misión muchos cristianos sean incomprendidos e incluso despreciados.

Jesús aconseja a los cristianos que sean prudentes como serpientes, es decir, que cuidemos nuestra cabeza que es la fe en Cristo que hemos recibido a través de la Iglesia, pues aunque nos pueden quitar nuestros bienes, pueden difamarnos, destruir buena fama, despedirnos de los empleos, pero que no maten tu fe en Cristo.

Seamos sencillos como palomas, no buscando riquezas ni honores, resistiendo contra la tentación de las modas y la vanidad, confiados en el cuidado providente de Dios.


Germán Alpuche San Miguel

« EL EVANGELIO DE HOY »

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz