Una persona que quiere venganza gu arda sus heridas abiertas y el rencor puede consumir su existencia. La vida es un constante empezar y terminar, se nos presentan diferentes etapas o situaciones y es preciso saber y aceptar cuando el final de un ciclo de vida ha llegado.

Muchas veces el pasado lo añoramos en nuestro presente, nos negamos a dejarlo ir, insistimos en buscar los por qué, si después de todo, nadie nos prometió que seríamos niños para siempre, ni siquiera nos podemos afanar por estar unidos a quien también ya cerró su ciclo con nosotros.

Nada en esta vida está garantizado, algunas veces ganamos y otras perdemos.

Hoy es el día de dar vuelta a la página y entender que lo único que nos pertenece es el presente, lo que vivimos hoy, y si ese hoy se va, dejémoslo ir, soltémoslo aunque no nos valoren ni nos reconozcan, aunque sintamos que el corazón se desgarra y no veamos más allá de tanto llorar, solamente debemos asegurarnos de que dimos lo mejor de nosotros.

Dios para TODO tiene un plan, podemos sentir ira, enojo, rencor, y ganas de tomar venganza por nuestras propias manos, solamente deja TODO en sus manos, Dios se encargará a su tiempo de levantarnos. Así que ADELANTE!


Tere Gómez

« Una mejor manera de vivir»


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz