“ No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta.” Vincent Van Gogh.

Estoy trabajando sobre un seminario acerca de “La Inteligencia Emocional aplicada al Liderazgo”, y mientras me estoy preparando y siendo un observador e inquieto investigador creo que las organizaciones deben invertir más en preparar a sus líderes en esta área a fin de influir sobre sus colaboradores de forma positiva, autentica, inspiradora y motivadora.

Un líder con inteligencia emocional logra más que un líder con un alto coeficiente intelectual. Un líder con inteligencia emocional, es más poderoso en su gestión llevando a un equipo al logro de las metas con entera satisfacción de todos.

Es importante saber que las emociones son parte de nuestra vida, en el entrenamiento decimos que toda emoción es una predisposición para la acción. De manera que si sabemos manejarlas, o podemos intervenirlas sacaremos mucho provecho de ellas. Toda emoción es generada por un cambio o circunstancia en especial.

Si recibes una mala noticia, o tienes un accidente en el trabajo, no alcanzaste la meta o no fue la producción deseada, de seguro que tu estado emocional cambia a frustración, tristeza, enojo. Igual puede pasar que recibas una buena noticia, te aumentaron el sueldo, te dieron un ascenso, se te dio un nuevo negocio o una venta, tu estado emocional cambia a alegría, felicidad, optimismo. Eso ocurre porque somos seres emocionales.

Nuestras emociones condicionan nuestro actuar, por lo cual debemos prestarle la atención y no dejarnos gobernar por ellas. Las emociones no son ni positivas ni negativas, ellas son una fuente poderosa de energía, de hecho la definición en latín “Motus anima” significa “el espíritu que nos mueve.”¿Estás aprovechando esa energía?

“Toma control de tus emociones de manera consistente y conscientemente y deliberadamente transforma las experiencias de tu vida diaria.” Anthony Robbins


Tere Gómez

Una Mejor Manera de Vivir


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz