Desde las 17:00 horas que los chiquitines arribaron a las instalaciones de la Escuela Hispano Mexicana, ya esperaban con entusiasmo que el sol se ocultara y saliera la luna para compartir historias, la tradicional fogata y

esta inolvidable noche de campamento que se llevó a cabo recientemente

como cierre del exitoso curso de verano de Chapulines 2017 que año con año es esperado por niños y niñas de diversas edades.


Sin embargo, ante su llegada, los esperaba una serie de actividades deportivas que los maestros tenían preparadas para ellos y una vez que los “sleeping” (las bolsas de dormir) y las almohadas estuvieron acomodadas, los niños comenzaron con las carreras y las competencias, las cuales no les restaron energía ni la alegría por esperar la llegada de la noche, para disfrutar el mejor momento.


Los bombones derretidos al calor de la fogata, fueron el momento crucial y que año con año caracteriza este excelente curso, siendo además la mejor manera para cerrar estas dos semanas de aventuras vacacionales que otorgó a los niños nuevas amistades, aprendizajes y experiencias que los prepara para el inicio del siguiente ciclo escolar.


Ana Paola Guzmán

El Mundo de Córdoba