La mayor satisfacción la encontró en el compartir sus conocimientos con los alumnos; Elimar Reyes Caballero, es maestra desde hace 17 años, década y media, que ha transcurrido como agua entre los dedos, pero ello se le atribuye al amor a su profesión y la parte invaluable de ello: su vocación, esa con la que nació y recuerda su niñez con gracia, siendo una niña que ya sabía lo que quería hacer de su vida, ser maestra y enseñar. Y bien dicen, que un maestro es el pilar de la sociedad, por lo que hoy, ella comparte una grata charla para Sociales sobre su profesión y esos secretos del arte de educar.

Como alguna vez escribió ella, los estudios, la preparación académica, los diplomados y el amor a su vocación, son cosas que no se pueden esconder y los elementos que la definen ante cualquier grupo de alumnos. Sin embargo, no se convirtió en una profesora de prestigio, de la noche a la mañana, fueron años de estudio y experiencias, los que enriquecieron su desenvolver en la educación. Licenciada en lengua francesa e italiana, con especialidad en comunicación y Maestría en Desarrollo Humano y Social, son algunos de sus estudios y parte de la preparación que la ayudó a encontrar los secretos de la enseñanza.

“La parte más importante de un maestro no sólo se basa en su conocimiento en las materias, debe de haber una conexión con el alumno, un ‘click’ para generar interés, debes conocerlos y adaptarte a ellos, enfocando la enseñanza en sus gustos y despertando así, el interés, con ello, lo tienes todo.” puntualiza la maestra, quien a través de su trayectoria profesional ha laborado en diversas universidades, entre ellas UGMEX y actualmente, en la Escuela Hispano Mexicana. “Yo creo que lo mejor de mi profesión, es ver a mis alumnos lograr sus sueños con los conocimientos que yo les he compartido”, finaliza, con el perceptible orgullo y la firmeza en su voz de haber escogido el camino correcto de su vida.


Ana Paola Guzmán

El Mundo de Córdoba