En una elegante boda, la guapa Sandra María Espino Ávila unió su vida a Pedro Edgar Soto Rosas, quien sin dudarlo es el amor de su vida y con quien tiene una hermosa hija, la pequeña Sofía quien muy atenta presenció la boda de sus papis en la Catedral de la Inmaculada Concepción hasta dondellegaron amigos y familiares para ser parte de este gran acontecimiento.

Las mejores amigas de ambos lucieron hermosas en elegantes vestidos color azul, siendo ellas parte importante de este enlace nupcial en el que las damas de honor también fungieron como madrinas en algunos casos.

Los padres del novio Susana Rosas y Juan Soto se mostraron emocionados y felices por la unión de sus hijos, así como Minerva Ávila mamá de la novia quien llegó del brazo de su hijo Efrén hermano de Sandra, la cual en un vestido inmaculado dijo “sí acepto” por la felicidad de compartir su vida con Pedro.

Después de la ceremonia religiosa, los novios se trasladaron a un conocido salón de eventos donde llevaron a cabo la fiesta y en donde el banquete y mil sorpresas más ya los esperaban para contagiar a todos los presentes del amor que los unió frente a Dios, siendo esta una noche inolvidable para todos.


Jhenny Renaud

El Mundo de Córdoba