El día amaneció soleado y la mañana fue iluminada por el corazón de Fina Ortiz Arango, quien a siete décadas de su nacimiento, hizo un recuento de lo vivido, y entre alegrías y un sin fin de aventuras, reconoce y agradece a Dios por la dicha de tener grandes amistades y el amor infinito de su bella familia, con quienes celebra un año más de vida y comparte la felicidad de estar a su lado en los mejores momentos.

En un elegante restaurante de la ciudad, se llevó a cabo el festejo número 70 de la distinguida Fina Ortiz, quien acompañada por su esposo José García Pérez, su hermana Olga Ortiz y más integrantes de la familia, disfrutó un exquisito desayuno, hasta donde llegaron una a una las amigas de la cumpleañera, haciendo de esta reunión una mañana divertida y muy concurrida, en la que las amenas pláticas y los abrazos no se hicieron esperar.

El momento más emotivo se vio reflejado al deleitar a la festejada con unas hermosas poesías en su honor, las cuales compusieron sus amigas con mucho cariño y así también las declamaron en esta mañana, arrancando una tierna sonrisa de la cumpleañera quien estaba sorprendida. Posteriormente llegó la hora del pastel y la entrega de regalos, por lo que la anfitriona y festejada escuchó “las mañanitas” y se dejó felicitar y consentir por los presentes, quienes le desearon muchos años más de vida.


De la redacción

El Mundo de Córdoba