Ana Paola Guzmán

El Mundo de Córdoba


En los bazos de papá y mamá, el pequeño Matías Espino Soto, arribó a la iglesia de San José Obrero, con el fin de llevar a cabo el sacramento del bautismo a este pequeño, justo el pasado 24 de diciembre, una fecha precisa para ser bendecido en el mismo día del nacimiento del niño Dios. Es por ello que con gran emoción la familia acudió entusiasmada por presenciar el bautizo del bebé de once meses de edad.

Fue su tío, Iván Aquino Soto, quien fungió como su padrino y su guía para el resto de su vida, mientras sus padres, José Efrén Espino y Susana Soto de Espino, acompañaron a cada segundo a su pequeño bebé en este momento tan importante. La ceremonia se realizó de manera armoniosa y tradicional como la religión católica lo dicta, con el baño bautismal al pequeño Matías mientras lucía su ropón blanco para convertirse en un hijo de Dios.

Los abuelos, tíos y primos, fueron también testigos de esta mañana irrepetible, formando parte de la ceremonia y llenando de amor al pequeño festejado. Posteriormente, al término de la misa, la familia entera se trasladó al confortable restaurante de Villa Franca, donde disfrutaron de un exquisito desayuno y dieron inicio al festejo celebrando con gran dicha esta bendición de vida. ¡Felicidades!