Denver.- México dio motivos de sobra para que el técnico Juan Carlos Osorio usara el bolígrafo rojo.

El Tricolor empató 0-0 contra Jamaica en el segundo partido de la Copa Oro, un duelo más sobresaliente por el comportamiento del público en las gradas que por el futbol desplegado.

Y es que la afición disminuyó el grito que la FIFA cataloga como homófobo, pero sí desgastó la garganta para recriminarle al Tri la carencia de ideas futbolísticas, de creatividad y picardía para fracturar al atrincherado rival que sólo hizo tres tiros a la portería que defendió Moisés Muñoz.

Con cuatro puntos, ambos equipos postergaron su clasificación a los Cuartos de Final, misma que el Tri se jugará el domingo frente a Curazao.

De la libreta de Osorio esta vez no surgieron las respuestas. Dos cabezazos fueron lo más destacado, uno de Érick Torres en el que el balón pegó en el poste izquierdo y otro de Jesús Molina que no acabó en gol gracias a la intervención oportuna del zaguero Jermaine Taylor.

México se estrelló frente al 4-5-1 de Jamaica, que con Darren Mattocks como único delantero intentó cazar un error. La propuesta caribeña tuvo su fiel expresión en el tiro de esquina en la compensación en la que sólo un futbolista fue al ataque.

Rodolfo Pizarro era el encargado de dar el pase diferente, de abrir al rival con un balón filtrado, pero pasó desapercibido en el primer tiempo y calentó la banca en el segundo. La picardía de Orbelín Pineda no bastó, como tampoco la habilidad de Elías Hernández o de Jesús Gallardo. Hubo una estéril posesión de balón, con pases laterales, sin lograr desorganizar a los caribeños.

Del área técnica tampoco vino la claridad, ni con Osorio desde la tribuna ni con Pompilio Páez en la banca. México terminó jugando a la defensiva con cuatro centrales naturales, dos de ellos habilitados como laterales, sin ese gen como para incorporarse al ataque y darle variantes al equipo que se topó contra un rival que firmaba el empate con tal de ahorrarse el sudor.

El Tricolor no hizo sufrir al portero Andre Blake. Sí, México mantiene el dominio frente a rivales de la Concacaf, pero anoche dejó más dudas que certezas en esta Copa Oro.

Agencia Reforma