Ciudad de México.- Dirigentes de los maestros disidentes y la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) cruzaron ayer acusaciones sobre el uso de armas de fuego durante el violento desalojo a un bloqueo carretero en Nochixtlán, Oaxaca, aunque la Policía Federal reconoció que al final sí se recurrió al armamento de cargo.

La Sección 22 de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) repudió el uso de armas durante el operativo para liberar la carretera Puebla-Oaxaca, que terminó con un saldo de seis muertos.

La CNS aseguró por su parte que los elementos de la Policía Federal que participaron en el repliegue de manifestantes no llevaban ni armas de fuego ni toletes, versión que mantuvo a lo largo del día.

En relación a las imágenes en las que se observó a agentes federales accionando armas de fuego contra manifestantes, la CNS aseguró que eran falsas.

"Esas imágenes son totalmente falsas, y no corresponden a los hechos que se están generando en la entidad.

"Es mentira el uso de armas de fuego por parte de los elementos federales", aseveró.

La CNTE responsabilizó al Gobernador Gabino Cué y al Presidente Enrique Peña Nieto de la integridad física y psicológica de los maestros y padres de familia que se enfrentaron con federales.

"Se tiene conocimiento que las agresiones por arma de fuego registradas provinieron de personas ajenas a los bloqueos, quienes realizaron disparos contra la población y los policías federales.

"Por ello, se ha solicitado al Gobierno del estado que se inicien las investigaciones correspondientes para deslindar responsabilidades", indicó.

Al final de la jornada, el Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, reconoció que un grupo de agentes usó sus armas de cargo durante el operativo en Nochixtlán.

Galindo comentó que cuando a él le notificaron los disparos, dudo en un principio.

"Me están reportando detonaciones, y yo conociendo muy bien la situación en el estado, digo 'son copetones, son petardos, algún tipo de detonación distinta', no, son disparos de armas, conocemos los tipos de detonación", relató.

Señaló que casi al final del operativo de desalojo fue cuando se integraron los policías armados, para proteger a la población, ya que los disparos era en contra de civiles y uniformados.

El Gobernador Cué señaló por su parte que se reportaron 108 heridos, de ellos 41 policías federales (3 por arma de fuego), 14 policías estatales (5 por arma de fuego) y 53 manifestantes.

Reforma

Foto: Reforma