Taylor Swift subió al estrado en una corte federal de Denver, para testificar en contra de David Mueller, el ex locutor a quien acusó toquetearla antes de un concierto, en el 2013, informó People.

“Fue definitivamente un toqueteo, un muy largo toqueteo “, dijo Swift, de 27 años, “fue lo suficientemente largo para que yo estuviera completamente segura de que fue intencional”.

“Él permaneció en mi trasero desnudo y yo me sacudí, incómodamente, para alejarme. Los primeros milisegundos pensé que debería ser un error y me moví hacia a un lado muy rápidamente”, agregó.

La cantante, quien enfrenta la batalla legal exigiendo únicamente un dólar como compensación, alegó que Mueller la tocó debajo de su ropa.

“Después de que eso pasó, una luz se apagó en mi personalidad. Yo sólo dije con una voz monótona: ‘gracias por venir’”, explicó.

El abogado del ex locutor de una estación de country presionó a Swift en ese momento y ella estalló diciendo que su cliente pudo haberse tomado una foto normal con ella.

La intérprete también fue preguntada sobre cómo reaccionó cuando supo que Mueller había perdido su trabajo y si lo conocía.

“No sé nada sobre el señor Mueller. No lo conozco”, respondió, “pienso que lo que hizo fue despreciable, terriblemente impactante, pero no lo conozco para nada”.

Swift testificó luego de las emocionales declaraciones de su madre, Andrea.

Andrea, quien suele acudir a los conciertos de su hija, expuso a la corte que ella fue la primera en saber que alguien la había tocado antes del show que ofreció el 2 de junio del 2013, cuando tenía 21 años.

“Mamá, un chico tocó mi trasero”, recuerda que le dijo Swift antes de subir al escenario, en el camerino.

La madre de la cantante externó lo que pensó luego de ver la foto del momento.

“Sabía que había algo horriblemente mal en esa foto. Yo conocía esos ojos mejor que nadie. Ella quería irse de ahí. Ella tenía su sonrisa congelada, pero algo estaba pasado en sus ojos. Yo sólo lo miré eso y estaba asqueada”, declaró.

“(Swift) estaba realmente sacudida, humillada, terriblemente avergonzada, porque alguien había tocado su trasero”, agregó.

Andrea también reclamó que desde entonces las convivencias privadas son muy diferentes.

“Nuestras convivencias son muchos más pequeños. Tenemos detectores de metales. Checamos los historiales. Estamos realmente muy asustadas”, expresó la madre de Swift.

En tanto, Mueller negó haber metido su mano debajo de la camiseta de Swift.


Reforma