El Hijo del Santo mostró que no tiene miedo de saltar desde la tercera cuerda hasta un escenario teatral.

El enmascarado debutó como protagonista y escritor de la obra El Hijo del Santo sin Máscara, un texto en el que expone el conflicto interno que vive como hombre y personaje de la lucha libre.

“No creo que lo viva cualquier luchador, pues hay algunos que la máscara la traen de adorno. Hay luchadores que llegan a dar entrevistas sin la máscara, porque no le tienen ese respeto y amor al personaje.

“Yo me he vuelto un esclavo de esta máscara, siempre estoy tratando de estar oculto y que nadie me vea”, señaló en entrevista.

La puesta en escena, que forma parte de la temporada 16 de Teatro en Corto, es un trabajo introspectivo que realizó Jorge Guzmán, nombre real del luchador, sobre lo complicado que es guardar su identidad.

“Es un sacrificio, porque hay eventos a los que no quiero ir sin máscara por temor a que me tomen fotos, que alguien me reconozca y diga: ‘Él es El Hijo del Santo’. Es un ejercicio muy interesante el que hice”, aseguró.

Aunque no es la primera que actúa, ya que antes tuvo una participación especial en el Tenorio Cómico, el luchador puntualizó que al estar en teatro no le falta el respeto a su profesión.

Asimismo, dijo que no ve nada de malo que otros luchadores incursionen en el medio del espectáculo.

“No me gusta que (los actores) se suban al ring ante el público, porque es una burla. Si se suben en el teatro, en el cine o en la televisión para hacer una actuación representando un luchador, bienvenido.

“Yo estoy aquí de invitado, con todo el profesionalismo posible”, agregó.

Sin dar muchos detalles, adelantó que el guión para la película en la que el “Enmascarado de Plata” regresará a la pantalla grande de la mano del director Alex de la Iglesia, avanza con lentitud.


Reforma