El actor, quien forma parte de la comedia teatral Familia de Diez, comentó que hacer reír ha sido su vida y le encanta.

“A través de mi carrera me he dado del buen humor con el que nacemos todos los mexicanos, pienso que no hay un mexicano que no sea chistoso, cuando menos de la cara... ‘el cara de perro’ o ‘cara de burro”, comentó el actor sonriendo.

“Después de analizar al público y a mí mismo, me doy cuenta que nací para esto, le pido a mi Señor Padre Todopoderoso que me recoja en este ambiente, yo quiero estar toda mi vida, como dicen los beisbolistas, ‘bateando de jonrón’, es decir, pegando duro”.

Se dijo ser un hombre muy inquieto y de eso también es responsable el público porque lo han apoyado a lo largo de su carrera.

De sus personajes más importantes, comentó “El Polivoz”, quien hizo pareja con el inolvidable Enrique Cuenca, fue el simpático “Gordolfo Gelatino”.

“Viene siendo un émulo de Rodolfo Valentino (actor) que fue uno de los grandes galanes de aquél tiempo”.

Sin importar su edad, todavía interpreta este personaje porque el público lo quiere seguir viendo.

De hecho ponerse en los zapatos de “Gordolfo Gelatino”, expresó, es algo que lo nutre.

Eduardo Manzano dijo que le encanta trabajar porque actuar es lo suyo.

¿Y de achaques? ni hablar, está sano y con la energía suficiente para actuar en teatro con la Familia de Diez.


Agencia Reforma