La fama rebasó los valores del colombiano, quien en la década pasada se consolidó como uno de los cantautores latinos más importantes en la industria musical.

Los 21 Grammys (dos estadounidenses y 19 latinos) y los más de 15 millones de discos que ha vendido a lo largo de su carrera no lo hicieron sentir tan bien como se encuentra ahora, que experimenta un momento de paz y equilibrio.

“Antes pasaban muchas cosas en mi vida que yo ni cuenta me daba de ellas, no sabía ni dónde estaba parado, pero hoy en día estoy con la certeza de que esto es lo que más amo hacer en toda mi vida, puedo darme cuenta que para mí es una bendición muy grande hacer música”, dijo Juanes.

“Quizá antes no me daba cuenta de muchas cosas, no sabía ni siquiera en qué lugar estaba, con quiénes, en qué ciudad, con qué gente y además no le dedicaba el tiempo suficiente a mi familia”, agregó.

¿En algún momento perdiste el piso?, se le cuestionó.

“Sí, la fama te rebasa, la gran cantidad de compromisos, conciertos, viajes... llega un punto en el que no sabes qué es en realidad lo que está pasando. Esos momentos son chéveres, pero también te los cobran caro, sobre todo en la parte personal, en la familia”, comentó.

A sus 44 años de edad y con el estreno del disco Mis Planes Son Amarte, Juanes puede presumir que en la actualidad se siente feliz.

El cantautor está casado con la actriz Karen Martínez; tienen tres hijos: Luna, Paloma y Dante.

“Ahora me he dado mucho más tiempo para estar en casa con mi familia, con mis hijos, verlos crecer, yo creo que eso es más importante, y luego la parte artística. Antes me la pasaba trabajando, era todo a mil por hora”.

Cuando mira hacia atrás se da cuenta que muchas veces no disfrutó de su trabajo.

“Siento que en ese momento me estaba perdiendo de lo que más amo, que es hacer música, pero hoy en día disfruto más todo, he tenido la oportunidad de reflexionar y para mí lo que hago es muy sagrado”, dijo.


REFORMA