Hacer un nuevo largometraje de una franquicia con 24 temporadas televisivas, dos películas, 15 videojuegos, más de 6 mil millones de dólares generados y que ha enamorado varias generaciones desde 1993, no es fácil.

A eso se enfrentaron Dacre Montgomery (ranger rojo), Ludi Lin (negro), Naomi Scott (rosa), Becky G (amarillo) y RJ Cyler (azul), protagonistas de la nueva versión fílmica de los Power Rangers.

La cinta, que se estrena hoy en México, está repleta de aventura y tiene pizcas de drama y comedia bajo la dirección de Dean Israelite (Project Almanac).

“El mayor reto al actualizar la franquicia era respetarla, y si modernizábamos algo, debíamos hacerlo bien”, opina el australiano Montgomery.

El elenco antes citado interpreta, respectivamente, a un chico cuyo padre lo considera una decepción, un joven temeroso de la muerte de su único familiar, una chica atormentada por sus acciones, una adolescente incapaz de abrirse a los demás, y un joven autista.

“Son outsiders, como los adolescentes reales. Creo que no te puedes identificar con el adolescente cool”, agrega.

Al hecho de que sus existencias no tengan brújula, los personajes se enfrentan a haber sido elegidos como los nuevos Power Rangers, guerreros milenarios que defienden al universo de los peligros.

Pero no estarán solos: además de armaduras proporcionadas por el poder de cristales de diversos colores, los rangers serán ayudados por robots biomecánicos con forma de dinosaurios, llamados zords.

“El mensaje es el mismo de siempre: la unidad. Eso era lo genial de los Power Rangers que mirábamos cuando crecimos”, considera la mexicoestadounidense Becky G.


Agencia Reforma