No me crea mucho, dado que si me sigue con mis crónicas, mi concepto sobre la banda, que en los Grammy llaman “género popular ranchero” erróneamente, no es precisamente... positiva.

Pero sucede que a veces uno cambia de opinión, lo que no creo que me haga sabio como dice el dicho; pero atraído por la franquicia mexicana de “The Voice” -tampoco soy “fan” de Televisa, por razones elevadas al infinito-descubrí a un tipo, muy joven, jovial y jacarandoso llamado Julión, no Julián (lo que tiene explicativo en una anécdota que no les cuento porque no estoy tan bien enterado), que me simpatizó.

Dado que todo lo que TVisa hace “espontáneamente” suele tener un guión, el tipo me pareció un cambio refrescante. O en realidad era así de natural, o el guión le valía un pepino.

“La Voz” (2014) lo da a conocer, al menos para mí, lo populariza más . Sintonizo el programa algunas veces sólo para verlo desenvolverse. Hay algo en los novatos en el medio que provocan ternura, porque van a equivocarse, a regarla... No sucedió con el originario de Chiapas, lo que me dio punto de apoyo en mi apreciación personal para seguir observándolo.

Julio César Álvarez Montelongo(n. abril 11, 1983) nace en la municipalidad de Concordia, Chis., llamada Benito Juárez, se une a la “Banda MS”, pero tras observar que su estilo “pega”, forma su banda propia: “Julión Álvarez y su Norteño Banda.”

En 2014, el productor de la franquicia “La Voz”, Miguel Ángel Fox, lo invita a participar como coach del show de talentos en edición 4, que gana con su alumno Guido Rochin. En septiembre 2015, su álbum “El Aferrado”es nominado en los 16avos Grammy Latin Awards como Mejor Álbum de Banda, con su canción “El amor de su vida” nominada como Mejor Canción Regional.

En mayo 2016, Julión se embarca en una aventura de 22 Arenas de la Unión Americana, hasta que en 2017, su álbum “Mis ídolos, mis amigos”, es nominado como Mejor Álbum de Banda en los Grammy Awards.

El asunto es que Julión tiene las cualidades de un ídolo: nace humilde, canta con ganas, posee carisma innegable y presencia agradable, que podrían convertirlo en un nuevo Pedro Infante, o alguien del calibre.

Podremos comprobarlo el inminente día 17 en Plaza “La Concordia”, donde actuará para la raza que ama, o recién descubre, el sonido de la banda en una voz varonil y bien puesta como el nuevo conquistador de la música de banda llamado Julio César pero que se hace llamar Julión, el del vozarrón.

(Los boletos están a la venta, Verifique puntos y precios en los anuncios de El Mundo.)


II Talavera Serdán

Especial