Julión Álvarez y los empresarios Germán y Domingo Chávez finalmente llegaron a un arreglo en el litigio que mantuvieron por varios años, por lo que el intérprete mexicano anunció su regreso a los escenarios de Monterrey, Nuevo León, el 15 de octubre próximo.

Como se informó en su momento, los hermanos regiomontanos dieron a conocer que tenían demandado al cantante por supuesto incumplimiento de contrato y comenzaron a sostener una guerra de declaraciones en los medios.

Ambos acusaron al llamado “Rey de la Taquilla” de ser una persona irresponsable y caprichosa, hecho que molestó al cantante, quien mediante un video subido a su red social de Facebook respondió y dio su versión de los hechos.

En ese material aclaró que durante el tiempo que estuvo bajo la firma de Remex, a los empresarios se les pagó el monto del porcentaje que les correspondía por cada “show”.

Sin embargo, poco después se enteró de que su nombre artístico había sido registrado por ellos y, para evitar problemas, accedió a realizar cinco presentaciones más en Monterrey, con la petición de recuperar su nombre.

De las presentaciones pactadas sólo se realizaron un par y las otras tres restantes el intérprete de “Y fue así” les pagó su porcentaje como si se hubieran realizado.

Los dimes y diretes entre ambas partes terminaron con una reciente reunión, en la que se vieron las caras y llegaron a un arreglo que le devolvió la tranquilidad al artista para volver a trabajar con quien él quiera o solo en la capital regiomontana.

Los detalles del conflicto los explicó Julión Álvarez a Notimex en el Rancho Santa Rosa, ubicado en el poblado de Benito Juárez, municipio de la Concordia, en Chiapas, lugar donde él nació y que se ha convertido en el refugio en el que se relaja y “carga la batería”, antes de continuar con sus múltiples compromisos.

Comentó que durante varios años este litigio le causó gran incertidumbre, así como estar en las últimas semanas en el centro de una racha de escándalos.

Confesó que esto de la fama sí que tiene su lado feo y se pagan las consecuencias.


II NOTIMEX