Fortín.- La venta de ropa usada se ha convertido para la población de escasos recursos en una opción ante la falta de empleo en la zona y las personas que optan por esta medida se desplazan hacia la comunidad de Monte Blanco, donde han visto redituable este negocio que les deja unas monedas para complementar el gasto de sus hogares.

Los domingos, las personas ocupan parte del parque de la comunidad y calles aledañas para vender ropa usada a quienes también no tienen la oportunidad de adquirir ropa en centros comerciales, ya que el trabajo que desarrollan en el campo apenas les sirve para solventar la despensa.

Ernestina, habitante, de la cabecera municipal, lleva meses acudiendo a esta comunidad para vender la ropa usada, ella comenzó por vender la ropa de sus hijos que ya no le era útil, al ver que podía recuperar un poco de lo que invirtió continuó con la venta.


Sergio Arcos

EL MUNDO DE CÓRDOBA