Fortín.- Por cuarta ocasión, amantes de lo ajeno entraron a las instalaciones del telebachillerato Monte a Blanco, para sustraer un pantalla de 32 pulgadas marca Samsung con valor aproximado de 5 mil pesos, padres de familia y alumnos refirieron que el robo pudo haberse consumado la madrugada del martes, ya que la ingresar al centro de cómputo, verificaron que faltaba dicho artículo, por lo que el comité de padres de familia acudió a denunciar los hechos al Ministerio Público de este municipio.

Después de los cuatro robos al centro escolar, padres de familia confirmaron que se han quedado sin las televisiones que el patronato de padres de familia compró para el desarrollo escolar de 249 alumnos que acuden a este centro, explicaron se adquirieron 5 pantallas de las cuales no ha quedado ni una.

“Por lo que sabíamos y nos informaron se tenían 5 pantallas que se compraron con el dinero que dan lo padres de familia y en todos los robos que se dieron lo único que se han podido llevar son las televisiones, ahora entraron por la que faltaba, la verdad no se vale que se den estas cosas porque con esfuerzo se van comprando las cosas para apoyar la educación de nuestros hijos y no es justo se pierdan de esta forma”, relató un padre de familia que omitió su nombre por temor a represalias sobre su hijo.

Alumnos del plantel confirmaron que los maestros y personal de limpieza, evidenciaron que no se forzaron las chapas del salón donde se encontraba la pantalla de 32 pulgadas, por lo que se especuló que los ladrones pudieron ingresar por un enrejado o incluso con llaves del salón.

Estas versiones no fueron confirmadas por maestros del plantel quienes ante la ausencia del coordinador en el plantel, evitaron hacer cualquier comentario al respecto y que pudiera comprometer la investigación que la Fiscalía inició después de la denuncia que interpusieron integrantes del patronato de padres de familia y el coordinador, para dar con las personas que ingresaron al plantel y se llevaron la única pantalla que quedaba.

La molestia de los padres de familia fue evidente, al considerar que es necesario que la seguridad en el plantel se vea reforzada, ya que también cuentan con un centro de cómputo que sirve de apoyo a los estudiantes.


Sergio Arcos

EL MUNDO DE CÓRDOBA