Amatlán.- Por presunto delito de privación ilegal de la libertad y robo, 52 hondureños permanecen encarcelados en penales de la entidad, reconoció el cónsul de ese país en México, Raúl Otoniel.

De ese total, diez están recluidos en el Cereso de La Toma, la mayoría se encuentra en espera de una sentencia, pues alegó que la mayoría fueron víctimas de presuntas acusaciones de secuestro, al haberlos detenido en casas de seguridad durante su paso por la zona centro.

Tras realizar un recorrido por las instalaciones del inmueble, señaló que no hay violación a los derechos humanos de los carcelarios, y que a pesar de ser extranjeros fueron incluidos a programas de reinserción a través de talleres de carpintería y manualidades.

Mencionó que entre los casos hay una mujer con un menor de edad que dio a luz en el penal y que ahora es ciudadano mexicano, sin embargo, reconoció que la ruta Chiapas-Veracruz, es la más peligrosa, ya que los indocumentados están expuestos a varios delitos.

Negó que por tratarse de ciudadanos ilegales en el país, permanezcan abandonados por la ley, pues aseguró que los connacionales recluidos en los centros de reinserción de Amatlán y Coatzacoalcos, son supervisados para verificar las condiciones jurídicas y de salud que guardan.

“Todos son incluidos en programas de reinserción y talleres, se trabaja en la defensoría para demostrar que algunos son inocentes y regresen a su país”, señaló el Cónsul, al puntualizar que según el resultado de las supervisiones carcelarias, en todos los casos respetaron las garantías de los detenidos.


Antonio Arragán/El Mundo de Córdoba