Región.- Maestros de los municipios de Amatlán y Cuichapa, suspendieron clases a pesar que Protección Civil no incluyó a sus localidades en el plan de emergencia por la tormenta tropical Danielle.

Padres de familia mostraron su indagación ante el cierre de escuelas, y calificaron como un pretexto para abandonar las aulas, debido a que no fueron contemplados por posibles daños del fenómeno meteorológico.

La primaria Benito Juárez en Cuichapa, dejó sin clases a más de 200 menores, mientras que la telesecundaria Juan de la Luz Enríquez, en la unidad habitacional San Nicolás, también suspendió labores.

En la primaria, Juan José Martínez en la comunidad, los Ángeles, Amatlán, los mentores avisaron a los tutores a través de redes sociales que por instrucciones gubernamentales se suspenderían las clases.

Lo mismo ocurrió en San Rafael Río Seco, donde mentores de la primaria Amado Nervo, dejaron sin cátedra a más de 250 alumnos, por el mismo motivo.

El jardín de niños Enrique C. Rébsamen de la comunidad La Patrona, también dejó sin clases a 80 menores, lo cual generó molestia de tutores, quienes reclamaron que Amatlán no fue incluido al sistema de alerta y los profesores suspendieron clases sin autorización de la SEV.

“No debieron suspender actividades, no lo ameritaba”, mencionó una madre.


ANTONIO ARRAGÁN /EL MUNDO DE CÓRDOBA