Ciudad de México .- El ex Presidente mexicano Felipe Calderón escribió en una columna en el Financial Times que el país no permitirá los abusos de Trump en materia comercial y de seguridad fronteriza, y que debe defenderse y resistir.

"México no dejará que este abuso ocurra. Debemos defendernos legalmente, diplomáticamente, económicamente y políticamente. Hay herramientas legales bajo la ley internacional, tanto en el TLC y la Organización Mundial de Comercio (OMC), y bajo las leyes estadounidenses, que México puede usar para contraatacar.

"México va a resistir, pero necesita del apoyo y la solidaridad en su defensa de los valores liberales, los cuales están siendo amenazados por los más poderosos políticos en el mundo", afirma Calderón en su columna.

Al inicio del texto, el ex Mandatario explica que, desde su llegada al poder, el Presidente Donald Trump ha abierto confrontaciones en numerosos frentes por sus polémicas decisiones, y que con ello confirmó varios temores.

"Trump no sólo es una amenaza para el comercio internacional y el crecimiento global, sino también para el orden internacional, el medio ambiente, las minorías raciales y religiosas, la OTAN, las Naciones Unidas y un gran etcétera", acusa.

Además, asegura, Trump ha mostrado un especial interés en golpear "abusivamente a México", a sabiendas de que hay grandes asimetrías entre ambos países.

Según el ex Presidente, la actitud del magnate respecto a México, de amenazas, insultos y que tiene por fin humillar, parece señalar un patrón, y eso abre la interrogante de qué deben hacer otros países.

"El señor Trump ha argumentado que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) es injusto porque hay un déficit comercial estadounidense. La acusación es absurda y revela un entendimiento erróneo de conceptos macroeconómicos básicos. Esta temática proteccionista es reminiscente de los peores y más demagogos regímenes en América Latina y sus fracasos. El señor Trump ignora cuán exitoso ha sido el TLC para Estados Unidos y toda la región norteamericana", asegura.

Calderón enlista entonces algunos de los datos sobresalientes del tratado, y sobre cómo ha integrado a las economías mexicana y estadounidense

"México es el segundo mayor comprador de bienes estadounidenses por un valor de 250 mil millones de dólares en 2015, más del doble de lo que adquirió China y casi la misma cantidad que toda la Unión Europea junta, incluyendo a Reino Unido", cita, por ejemplo.

"El TLC ha sido un motor del crecimiento a ambos lados de la frontera; sabotear la economía mexicana no puede contribuir al desarrollo regional. Además, mientras más trabajos destruya Trump en México, más inmigrantes atraerá", añade.

El ex Presidente condena asimismo los planes de Trump de erigir un muro en la frontera sur estadounidense.

"Construir un muro entre dos países que son vecinos, socios y supuestos aliados, es un acto hostil en sí mismo. Hemos aprendido, luego de varias décadas, que dichas ideas son costosas e inútiles", argumenta.

Recuerda que dicho proyecto enfrentaría enormes obstáculos técnicos, medioambientales y legales y que, de cualquier forma, la inmigración neta de trabajadores mexicanos a Estados Unidos cayó a cero en 2010 y actualmente está en números negativos.

"Obviamente, nadie quiere pagar por tal proyecto. Por lo tanto, Trump sugirió el ridículo plan de que México debería pagar. Todos los mexicanos (y un gran número de estadounidenses) se niegan a aceptar tal idea. ¿Dónde en el mundo y legalmente es aceptable que, si tu vecino construye algo, tú debas pagarlo?", pregunta.

"Parte de la grandeza de Estados Unidos yace en el imperio de la ley. Sus jueces están demostrando lo que eso significa, incluso para el individuo más poderoso del país", dice, para añadir que México debe defenderse.

"El probable resultado de renegociar TLC podría ser sumamente negativo para México, por lo que no debería producirse tal negociación. Pero si México es forzado a negociar, debería ponerse sobre la mesa la relación bilateral completa -incluyendo seguridad, la lucha contra el crimen organizado y el tráfico de drogas, la inmigración y la cooperación en inteligencia.

"El equipo del Presidente Trump necesita entender que Estados Unidos no puede tomar por sentado a México. No puede darse el lujo de perder a su vecino del sur, un aliado vital en muchos aspectos para Estados Unidos. La cooperación internacional es esencial. Más allá de ese muro sin sentido y su financiamiento, hay mucho más en juego", cierra.

Reforma