Ciudad de México.- La audiencia para imputar al ex Gobernador de Nuevo León, el priista Rodrigo Medina, los delitos de peculado, daño patrimonial y uso indebido de funciones por el caso KIA podría no realizarse hoy.

El Juzgado Segundo de Distrito en Nuevo León concedió ayer al ex mandatario una suspensión provisional para que no sea obligado a comparecer por medio de la fuerza pública, ni privado de su libertad.

El amparo fue otorgado por el secretario del Juzgado, José Francisco Domínguez, faltando poco para la audiencia que está programada para las 9:00 horas de hoy en el Palacio de Justicia.

Abogados consultados explicaron que el recurso legal no exime a Medina de presentarse ante el Juez de Control por la imputación de cargos en su contra, pero sí le da tiempo, pues en caso de no asistir hoy, no podría ser detenido o llevado por la Policía, como advirtió la semana pasada la Subprocuraduría Anticorrupción.

La defensa del ex Mandatario, señalaron los abogados, podría alegar que no se puede presentar a la audiencia hasta que no se resuelva el amparo de fondo, lo que podría demorar meses.

La autoridad judicial atendió los alegatos del ex Gobernador, que en su demanda de amparo sostuvo que el citatorio que le fue girado para la audiencia es inconstitucional y afecta su derecho a la libertad personal.

"Se concede al quejoso Rodrigo Medina de la Cruz la suspensión provisional, para el efecto de que las cosas se mantengan en el estado en que se encuentran y no sea obligado por medio de la fuerza pública a comparecer ante el Juez de Control del Estado, ni privado ni restringido de su libertad", indica el resolutivo del amparo número 418/2016.

"Queda a disposición de este Juzgado de Distrito en cuanto a su libertad se refiere, hasta en tanto se notifique a las responsables la resolución que se dicte sobre la suspensión definitiva", señala el recurso.

El fallo advierte a las autoridades estatales que, en caso de desacatar el mandato judicial, serán acreedoras a la inhabilitación y a una sanción penal que va de 3 a 9 años de prisión, conforme a la Ley de Amparo.

Del mismo modo, le señala a Medina que la suspensión dejará de tener efectos si no paga una garantía de 5 mil pesos que se le fijó para mantener vigente la medida protectora.

El ex mandatario es el principal acusado en una investigación por desvío de fondos públicos por más de 3 mil 600 millones de pesos en erogaciones para entregar terrenos e incentivos para la instalación de una planta de KIA en el Municipio de Pesquería.

La investigación abarca a 30 amigos, familiares y ex colaboradores de Medina.

Aunque la defensa del priista tuvo 37 días hábiles para informarse de las acusaciones de la Subprocuraduría Anticorrupción, fue hasta ayer que se presentó a conocer la carpeta de investigación.

El equipo de abogados acreditado por Medina está encabezado por el penalista Alonso Aguilar Zinser, quien ha defendido a personajes como Raúl Salinas de Gortari y Óscar Espinoza Villarreal, así como al ex Procurador estatal, Javier Flores Saldívar.

REFORMA/Foto: REFORMA