Chilpancingo.- Autoridades estatales y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegaron a una serie de acuerdos con habitantes de la comunidad de Tlatempanapa, del municipio de Zitlala, en Guerrero.

El diálogo a que llegaron funcionarios estatales y federales se estableció luego del enfrentamiento que se registró el viernes entre efectivos del Ejército Mexicano y habitantes de este poblado, que dejó un saldo de 20 personas lesionadas.

Según el Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, las autoridades de la comunidad y los dirigentes de la Policía Comunitaria "Por La Paz y la Justicia" aceptaron que las corporaciones policiacas estatales y la Fiscalía General de Justicia se hagan cargo de las funciones de seguridad en la zona para restablecer el estado de derecho.

Asimismo, que el Ejército Mexicano establecerá puestos de control y revisión en las entrada y salida del poblado.

También existe el compromiso de que ni la Policía Comunitaria ni la población se va a entrometer en los patrullajes que realice el Ejército y la Policía Estatal, y que cualquier persona que sea sorprendida portando un arma será desarmada.

Tranquilino Palatzin Tranquero, líder de los comunitarios, se comprometió a entregar a las cuatro personas que presuntamente asesinaron a un hombre e hirieron de bala a otro en Zitlala.

El fallecido y el herido son de la comunidad de Coatzaocatlán y ambos tenían medidas cautelares desde el 2016 luego de que un grupo armado, al parecer de la agrupación criminal de Los Ardillos, asesinaron a seis habitantes de ese pueblo.

Los habitantes de esta comunidad, que está bajo el asedio de esta banda de criminales, aseguran que estos se refugian en Tlatempanapa.

Álvarez Heredia señaló que otro de los acuerdos establecidos es que en los próximos días se van a retomar varias demandas sociales que tienen que ver con los servicios de salud y vías de comunicación.

Agencia Reforma