TOMÁS SETIÉN FERNÁNDEZ

Siendo Germán Valdés tin tan pese a morar ya desde bastante tiempo en edenes divinos, casi persiguiendo sin descanso a las once mil vírgenes, el mejor promotor del pan sobre todo cuando desde hace ya algunos años un vehículo repartidor de bolillos, conchas, teleras, besos, novias, gendarmes, etc, ha colocado por delante su genial interpretación a la melodía nacida en los años cincuentas de “El panadero”, algo o mucho nos hizo evocarlo tras la última contienda electoral, que vaya que si movió el templete en el estado de Veracruz.

Resultando lo curioso del caso en relación con el considerado mejor cómico mexicano de todos los tiempos, con o sin el permiso del propio Mario Moreno “Cantinflas” también dado a la grilla en films aburridamente moralizantes como el Señor Ministro o Su Excelencia, que en una película no muy vista o promocionada dentro de su trabajo en el cine, la titulada tres Lecciones de amor rodada en el año de 1959, Don Germán caracterizó a un alcalde electo a chaleco dentro del perdido pueblo mexicano, llegando al colmo dentro de su locura, asesorada y guiada por el propio diablo, a sentirse Nerón, e intentar quemar jacal por jacal del lugar en donde gobernaba. Dentro del argumento de la insólita película, tin tan convergía entre el bien, asesorado por su ángel bueno (tere Velásquez) y el malo, empujado por un esbirro de Satanás (Carlos agosti), ganando la pureza y el buen gobierno a toda pruebas y tentaciones malsanas y perversas.

En el filme “El rey del barrio” (1950), German Valdés solo ostentando el poder de gobernar los barrios bajos del Distrito Federal, acompañado de su comuna formada por Borolas, el Sapo, el enano tun tun, El peralvillo y Ramón Valdés entre otros, tomando su cerbatana bien elogia (cerveza fría) señalaría lacras de la manera como se gobernaba el país y sobre todo la ciudad de México, aludiendo a los elegidos del único partido político existente en ese tiempo, que se enriquecían a costillas y pesares del pueblo y la nación.

El gran cómico nunca sería requerido por la ley en la vida real por lo que declaraba en sus films, casi siempre dirigidos por Gilberto Martínez Solares, y solo visitaría la cárcel dentro de los risibles e inolvidables argumentos de films como “No me defiendas Compadre”, en donde se convertía en el pitcher estelar de la novena de las rayas.

al que no le iría nada bien dentro de sus presentaciones de la sátira política fue a aquel inolvidable cómico nacido en Guadalajara, Jalisco, Jesús Martínez palillo, mismo que visitó la cárcel en más de una ocasión, seis veces fue enviado a chirona por aquel regente de la ciudad de México, Ernesto p. urruchurtu, por sus supuestos excesos en el escenario, entre otros teatros del nunca olvidado iris, el que colindaba con aquel Hotel Cuba a pocos pasos de donde se encontraba la propia Cámara de Diputados en los años sesentas.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz