Ciudad de México.- El Pleno del Senado aprobó reformas al Código Penal Federal para castigar con cárcel a los funcionarios y particulares que incurran en actos de corrupción.

Una de las principales adiciones que se realizó al artículo 222 del Código para castigar con una pena de entre 2 y 14 años de cárcel a los legisladores federales que cobren "moches", e incluso, al tratarse de funcionarios electos por el voto popular, se puede aplicar un agravante de hasta un tercio de la pena.

Así, el tiempo tras las rejas aumentaría hasta los 18 años y 6 meses para diputados federales y senadores.

La misma penalidad quedó establecida por la comisión del delito de enriquecimiento ilícito.

El dictamen establece que para comprobar este ilícito se contabilizarán los bienes que adquieran los servidores públicos o en los que se conduzcan como dueños, los que reciban o de los que dispongan su cónyuge y sus dependientes económicos directos, salvo que el servidor público acredite que los obtuvieron por sí mismos.

También con hasta 14 años de prisión, se castigará el otorgamiento de contratos de obra pública o de servicios a favor de determinadas personas físicas o morales.

Y con un máximo de 6 años en prisión, se sancionará al particular que, sin estar autorizado legalmente para intervenir en un negocio público, afirme tener influencia ante los servidores públicos facultados para tomar decisiones dentro de dichos negocios.

Los senadores también aprobaron ayer el nombramiento de agentes del Ministerio Público especializados en delitos de corrupción.

Reforma