SHENYANG, China.- Familiares del Premio Nobel Liu Xiaobo arrojaron las cenizas del premio Nobel de la Paz al mar el sábado, durante los funerales orquestados por el Gobierno de China tras su muerte por cáncer terminal cuando purgaba una condena en la cárcel.

El Gobierno de la ciudad de Shenyang, en el noreste de China, lugar al que fue trasladado Liu, de 61 años, para ser tratado de un avanzado cáncer de hígado, reportó que la cremación se realizó en las primeras horas de la mañana del sábado en una ceremonia a la que asistió su familia, incluida su esposa, quien permanece en prisión domiciliaria desde 2010.

Liu falleció el juez por un fallo multiorgánico mientras cumplía una cadena de 11 años en prisión por incitación a subvertir el poder estatal. Xiaobo ingresó a la cárcel en 2009 después que ayudó a escribir una petición conocida como "Carta 08" en la que se pedían profundas reformas políticas.

Grupos de derechos humanos y gobierno occidentales lamentaron la muerte de Xiaobo y llamaron a las autoridades para que garanticen que su viuda, Liu Xia, y el resto de su familia tenga libertad de movimiento.

Las imágenes ofrecidas por las autoridades chinas mostraron a Xia con gafas oscuras, siendo consolada por su hermano durante la ceremonia funeraria. En las fotografías aparecen también los hermanos del activistas y sus esposas.

De acuerdo con información gubernamental, al acto acudieron amigos de la pareja, situación cuestionada por personas relacionadas al activistas, pues ninguna de las personas que permanecieron junto al ataúd de Xiaobo en las imágenes oficiales podían identificarse como conocidos del activista, explicó Mo Zhixu, escritor disidente y amigo del fallecido.

"Ninguno de sus amigos de verdad estuvo ahí", señaló Mo en una conversación telefónica, añadiendo que creía que los ahombres de complexión fuerte que aparecen en las fotografías oficiales parecían agentes de seguridad que controlaban a la viuda de Liu.

"Este régimen lleva mucho tiempo actuando sin humanidad, por eso le negó siquiera un minuto de libertad antes de morir. No tengo nada que decir más que estoy extremadamente enojado", señaló Mo.

Por otra parte, el disidente Hu Jia, amigo de la familia, expresó su molestia contra la represión contra Xiaobo.

"Después de todo, es un premio Nobel y murió siendo suprimido por las autoridades", dijo Hu via telefónica. "Las autoridades temen que una tumba sería un punto de reunión para rendierle homenaje que podrían convertirse fácilmente en protestas".

REFORMA