Caracas.- La ola de saqueos y protestas debido a la falta de alimentos ya ha dejado seis muertos. La gente se desmaya haciendo las largas filas para repartir la poca comida que hay y una de las mayores ciudades, Cumaná, ahora está bajo vigilancia militar.

“Estamos en situación de hambre y de penuria (...) Vamos hacia una protesta y molestia generalizada con saqueos, estallidos y enfrentamientos cada vez mayores, ante los cuales la única alternativa que le queda al Gobierno es la represión”, apuntó Roberto Briceño, director del Observatorio Venezolano de la Violencia.

El sociólogo advierte desde hace semanas sobre el “virus” de las protestas y saqueos en el país sudamericano, cuyo esparcimiento quedó evidenciado el martes pasado, cuando protestas por la falta de comida en la ciudad de Cumaná, capital del estado costeño de Sucre, derivaron en vandalismo y desesperación.

Decenas de negocios fueron saqueados, lo que resultó en un muerto, 35 heridos y 400 detenidos.

Ahora, Cumaná está bajo vigilancia de la Guardia Nacional Bolivariana.

A nivel nacional, mientras, hubo 254 saqueos o conatos de enero a mayo, y las 172 protestas durante el mes pasado en rechazo a la escasez representan un aumento de 320 por ciento en comparación al mismo periodo del año pasado.

De acuerdo con esas cifras del Observatorio de Conflictividad Social, el saldo de junio será mucho mayor: se han registrado al menos 10 intentos de saqueo diarios y 20 manifestaciones debido al desabasto.

EN RIESGO

II Muchos venezolanos pueden comer sólo una vez al día, según un estudio de la Universidad Central y de la Simón Bolívar.

II AGENCIA REFORMA