Jerusalén.- El número de palestinos en cárceles israelíes que en las últimas semanas se ha ido poniendo en huelga de hambre supera ya los 500, informó hoy a Efe el presidente del Club de Prisioneros Palestinos, Qadura Fares.

"Alrededor de un centenar han dejado de alimentarse en solidaridad con el preso en detención administrativa Bilal Kayed y más de 400 se han puesto también en huelga de hambre para protestar contra las condiciones en prisión y los abusos que sufren", explicó Fares a Efe.

Según él, 400 de los huelguistas protestan "contra las políticas de las autoridades de prisión, las agresiones y humillaciones a las que son sometidos" los presos palestinos.

El preso que inició esta oleada de huelgas es Bilal Kayed, que tenía que haber sido liberado el pasado junio tras cumplir 14 años de condena pero el día de su liberación fue puesto bajo detención administrativa, ante lo que inició su protesta, que se prolonga ya desde hace 52 días.

"Su situación es muy peligrosa. Está en el Hospital de Barzalei, en Ashkelon (sur de Israel) y, según los médicos israelíes, podría morir en cualquier momento. Le han permitido ver a su abogado, pero no a su familia", indicó Fares.

Poco a poco, presos del Frente Popular de Liberación de Palestina (PLFP) se fueron poniendo en huelga en apoyo de Kayed y, semanas más tarde, decenas de presos comenzaron a unirse a la huelga para protestar contra lo que consideran un empeoramiento de sus condiciones en prisión.

Según la ONG palestina de ayuda a los prisioneros Adamir, Israel mantiene encarcelados en la actualidad a unos 7.000 palestinos, de los que más de 700 están en situación de detención administrativa.

EFE/Foto: DEPOSITPHOTOS