Washington.- Estados Unidos inició ayer el camino para renegociar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con México y Canadá, lo que en los próximos meses promete enfrentar a jugadores como el sector agrícola, que busca cambios menores, y los sindicatos de industria, que quieren reinventarlo.

Justo 599 días desde que por primera vez el entonces candidato Donald Trump prometiera en su campaña presidencial la renegociación o cancelación del TLC, distintos grupos han tomado ya su bando alrededor de un acuerdo comercial que suma 1.2 billones de dólares al año.

"Vamos a darle a la renegociación una buena y fuerte oportunidad", dijo ayer Robert Lighthizer, el Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, en inglés) en una llamada telefónica con reporteros.

En una notificación oficial de apenas dos páginas enviada al Capitolio para la modernización del TLC -como la denominó-, Lighthizer utilizó un lenguaje muy general sin que pudiera determinarse que tan drástico es el grado de enmiendas que la Administración Trump impulsará.

Tal como se hizo público a fines de abril, cuando Trump habría estado considerando una cancelación del acuerdo, el sector agrícola estadounidense volvió a destacar en la batalla colocándose como el jugador más vocal entre defensores del acuerdo comercial que está vigente desde 1994.

"Todo mundo en las zonas productoras de arroz -y en la agricultura- saben qué tan importante ha sido el TLC para la salud económica de nuestro sector", dijo Brian King, presidente de USA Rice. "Nuestro mensaje es simple: modernicemos el TLC si es necesario pero no hagamos daño", añadió.

Pero con el triunfo electoral de Trump, basado en un discurso populista en la del llamado "Cinturón del Óxido" -como Michigan, Wisconsin y Pennsylvania-, Lighthizer volvió a asegurar que la pérdida de empleos ahí es el punto de partida.

"Sectores como la (industria) manufacturera, particularmente en relación a México, se han quedado atrás" dijo ayer.

A pesar de que un estudio de 2015 la Universidad de Ball State en Indiana ubicara que la automatización ha sido la responsable de la desaparición de 85 por ciento de los empleos en las manufacturas, los sindicatos ayer volvieron a pedir la transformación total del TLC de Norteamérica.

"Más de 20 años de TLC han fracasado en traer la prosperidad prometida a la gente trabajadora, sin importar el País. En Estados Unidos y Canadá, millones de empleos manufactureros y decenas de miles de plantas han cerrado", dijo Leo Gerard, presidente del Sindicato Trabajadores del Acero.

Agenci Reforma