Tiene más de 40 años al servicio del Ayuntamiento y desde que ingresó a los 28 ha recorrido diversas áreas como asistente secretaria. Alicia Chávez Morales señala que es el saber convivir con respeto y eficacia lo que le ayudó a permanecer en el palacio municipal por cuatro décadas.

Sabe que puede jubilarse en cualquier momento pero no quiere “aburrirse” en casa. Actualmente atiende el conmutador y hasta allí le llegaron detalles ayer a propósito del Día de la Secretaria por parte de la autoridad, al igual que al resto de sus compañeras.

“No me he ido porque creo que no me acostumbraría a estar en mi casa. Siempre he trabajado y me gusta seguir activa, a ir y venir y conocer mucha gente”, expresó.

Una rosa blanca adorna su mesa de trabajo donde atiende las llamadas entrantes y enlaza a las áreas solicitantes con el exterior. Alicia recuerda que sus inicios como empleada municipal fueron en el Registro de Electores que entonces operaba en el Ayuntamiento. Después fue enviada a la Secretaría, posteriormente llegó al Registro Civil y luego al conmutador.

“Cuando llegué estaba como alcalde el señor Silvestre Aguilar. Antes no se tenía tanto estudio, yo fui a la Academia de secretariado, aprendí la taquigrafía y la mecanografía y eso siempre me gustó, sólo hay que saber convivir con respeto”, dijo.

Alicia es madre de un hijo que vive fuera de Córdoba pero que fue el motor para poner el mayor empeño en su labor de la que se dice apasionada: ser secretaria.



Ana De la Luz M./EL MUNDO DE CÓRDOBA