Por las condiciones de las carreteras de la región y la temporada de lluvias, los riesgos de socavamientos y deslaves son “permanentes”, lo que hace necesaria una inspección constante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Protección Civil.

El empresario y asesor de la Coalición de Transportistas del Estado, Carlos Demunner Pitol, asegura que las carreteras de riesgo en la región son el tramo federal Chocamán-Totutla y el estatal Omealca-Tezonapa, donde las condiciones geográficas y la falta de mantenimiento son un factor para que la tierra se reblandezca y la infraestructura resulte dañada.

“Es importante que la SCT recorra las carreteras, que valore y ejecute trabajos en caso de detectar situaciones que pongan en riesgo el tránsito, en la infraestructura se puede hacer, valorar el suelo y trabajar”, dijo Demunner.

La rehabilitación de las carreteras, podría prevenir daños materiales y muertes, como en los últimos días se han generado en la entidad y el país por socavones, o como el que hace casi 20 años sufrió un autobús de la empresa que encabeza Demunner, que cayó junto con la carretera en un tramo de terracería en la comunidad de Temascamalapa, Tezonapa, que colapsó por cuestiones climáticas.

Según el empresario, los bloqueos por deslave o riesgos carreteros “obligan” a los vehículos tomar vías alternas para que los usuarios lleguen a sus destinos, sin embargo, eso genera gastos adicionales de combustible, por hasta un 10 por ciento.


II V. MONTALVO

EL MUNDO DE CÓRDOBA