Ciudad de México.- La Fiscalía de Veracruz presentó ayer la solicitud de desafuero contra el diputado federal Alberto Silva Ramos, en la Cámara de Diputados.

Esa petición de quitarle el fuero al diputado federal del PRI es para poder proceder en su contra, ante las irregularidades detectadas durante su gestión como coordinador de Comunicación Social en la administración de Javier Duarte, en territorio veracruzano.

Autoridades ministeriales confirmaron a Animal Político en mayo pasado que tanto Silva como Gina Domínguez, también exvocera de Duarte, figuran como probables responsables en un mecanismo que permitió el desvío de más de 4 mil millones de pesos de doce dependencias distintas.

De acuerdo con el procedimiento legislativo, la solicitud de desafuero será turnada a una comisión instructora para su análisis. Dicha comisión analizará los elementos que presente la Fiscalía, para determinar si es procedente o no.


El megafraude

El mecanismo era que Comunicación Social solicitaba a Sefiplan recursos pertenecientes a varias dependencias para el pago de supuestas campañas en medios de comunicación. Esto sin ningún tipo de dictamen que acreditara que había el presupuesto suficiente.

El dinero iba a parar a compañías escogidas por Comunicación Social, sin ningún proceso de adquisición transparente, y sin rendir cuentas ni al órgano de Fiscalización del Estado, ni a la Contraloría, el Congreso o el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, lo que violaba múltiples disposiciones legales.

Los recursos fueron a parar a compañías fantasma o a empresas con alguna posible relación con los funcionarios. Animal Político publicó en abril, que hubo recursos que llegaron a compañías y medios vinculados con Gina Domínguez.


II AVC