La cifra de desapariciones de niñas y mujeres en Veracruz es "alarmante".

De enero a abril, el Centro de Estudios de Género de la Universidad Veracruzana (UV) reporta 74 casos que se suman a las más de 1,600 denuncias que tiene la Fiscalía General del Estado en lo que va de la actual administración estatal.

Según datos de este centro, los municipios en donde se presenta este fenómeno con mayor intensidad son Veracruz, Xalapa, Orizaba, Coatzacoalcos, Minatitlán, Tierra Blanca y Tantoyuca.

La Fiscalía mantiene el reporte histórico de los últimos 15 años, es decir de 2000 a 2015, 6 mil 905 denuncias de desaparecidas, y sólo en 2016 se tienen 452 denuncias.

En el gobierno de Javier Duarte, el registro es de mil 647 denuncias relacionadas con la desaparición forzada de mujeres, de las cuales sólo 341 fueron localizadas, sin que sean especificadas las condiciones en las que aparecieron.

La autoridad procuradora de justicia establece que la edad más vulnerable para las menores se encuentra entre los 12 y 17 años. Además, en Veracruz hasta cinco veces es activada la Alerta Ámber por niños que no aparecen.

El presidente de la Fundación de Niños Robados y Desaparecidos en Veracruz, Víctor Arturo Gutiérrez Romero, manifestó que la desaparición es un fenómeno social que se está dando, ha sido motivo de afectación y daño de muchas familias en el estado.

Señaló que es una realidad que se vive en la entidad, que perjudica a los niños y que como sociedad debemos saber enfrentar. Indicó que todas las familias deben estar preparadas y no cometer errores que lleven a una desgracia.

POR SEGUNDA OCASIÓN

Viene Brigada Nacional de Búsqueda

La Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desa-

parecidas de la Red de Enlaces Nacionales, en su segunda etapa, llegará a la zona Centro en breve, es por ello que iniciaron una colecta de recursos para operar la brigada, ya que está integrada por organizaciones no gubernamentales y en su mayoría familiares de desaparecidos.

Según el comunicado de prensa de la Brigada, hay 27 mil personas con paradero desconocido. Por lo general, las pocas investigaciones sobre estos casos presentan deficiencias y las autoridades no buscan a las víctimas.

Jacqueline Aviléz/El Mundo de Orizaba

Foto. depositphotos