Xalapa, Ver.- El ex trabajador de Política Regional, Félix Blanco Ojeda, se cortó las venas del brazo como medida de protesta por su despido, que considera injustificado, y la falta de pago.

Con la sangre recorriendo su brazo, demandó al gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, el pago de un mes y medio de trabajo como analista de manifestaciones.

Narró que le prometieron diez mil pesos quincenales por jornadas de trabajo que a veces sobrepasaban las 18 horas; sin embargo, narró que este lunes fue informado que él y otros siete compañeros estaban despedidos.

"Me tuvieron de seis de la mañana a dos de la mañana del otro día; dormía en ocasiones hasta dos horas nada más y ayer (lunes) me dice el contador Jhonny Ramírez que ya no colaboro".

Dijo que fue informado que el pago de su salario se dará hasta marzo próximo, cuando le sean liberados los recursos de la Federación al Gobierno del Estado

"Yo debo, pedí un préstamo de seis mil pesos para sobrevivir, para mis pasajes, mis comidas y mis rentas: el préstamo ya brincó a siete mil porque no pude dejar el primer pago y me dicen que me van a pagar hasta marzo; yo sacrifiqué a mi familia".

Luego de que frente a los medios de comunicación se cortara las venas, paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) acudieron a su auxilio y con lágrimas en los ojos advirtió que si no le pagan comenzará con una huelga de hambre.

"Me trataron como si fuera un puta perro y ahora me mandan a llamar, se los dije, que llegáramos a un diálogo para que me pagaran porque no teníamos que llegar a una solución".

Se quejó de que fue el mismo personal de Política Regional quien lo buscó para ofrecerle trabajo y ahora no le quieren pagar de manera inmediata por sus labores.

"Yo no tengo soporte económico, yo dependo de mi trabajo. No hubo argumentos para el despido, hay coordinadores de Política Regional que no saben ni escribir, ni abrir el hotmail, ni siquiera saben utilizar el celular".

AVC