II Agencia Reforma


El ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, tenía a su servicio siete vehículos, entre ellos su camioneta preferida: una Sequoia blanca blindada 5PS Toyota, placas YKE-19-57 de Veracruz. También utilizaba una Suburban y una Durango, ambas de color blanco y blindadas; dos autos Chargers negros para escoltas, y dos motocicletas para abrirle paso, de acuerdo con un inventario. Como el ex Mandatario prófugo, los vehículos desaparecieron.

“De estos automóviles no tiene conocimiento el Gobierno de Miguel Ángel Yunes. Es un inventario de la Ayudantía del Gobernador en la Ciudad de México, cuyo cuartel tenía el indicativo de ‘Dinamarca’”, revelaron escoltas del ex Mandatario.

Las camionetas Sequoia y Durango, precisaron, pertenecen a Moisés Mansur, considerado por la PGR como principal prestanombres de Duarte. “El personal a cargo de Mansur está buscando recuperar esas camionetas”, indicaron las fuentes.

De acuerdo con los escoltas, David Martínez Cárdenas, quien tenía a su cargo la seguridad del ex Mandatario y la de su familia con 200 elementos, se quedó con la mayor parte de los vehículos.

Martínez, con el indicativo “Cosmos”, operaba una red dedicada a la alteración de facturas de viáticos y hasta de la compra de un rancho en Tabasco.

“Cosmos” tenía como colaboradores en la Ciudad de México a dos mandos encargados de la seguridad del ex Gobernador, conocidos como “Oso” y Caníbal”.

Los escoltas aseguran que ambos se llevaron las camionetas del inventario y otros vehículos que no reportados a ninguna instancia oficial.

Recuerdan que Duarte exigía que en la camioneta Sequoia hubiera agua Evian, toallas húmedas y chicles.

“Eso sí, nunca se levantaba temprano, siempre hacía sus eventos después de las 11 de la mañana, a menos que estuviera fuera de su alcance”, detallaron.


Gasto excesivo en los vuelos

De acuerdo con los escoltas, Duarte viajó siempre a la Ciudad de México en vuelos privados, ya sea en el Jet denominado “Tajín”, propiedad del Gobierno del Estado o en aviones rentados.

Entonces se activaba la base “Dinamarca”, cuyos elementos acudían por Duarte al aeropuerto de Toluca, desde donde se movía por tierra.

De utilizar el helicóptero, los escoltas recuerdan que Duarte volaba desde Toluca al helipuerto de la Cancillería para acudir a la Segob, el PRI o Palacio Nacional.

El jueves pasado el Gobernador Miguel Ángel Yunes, afirmó que el gasto por servicios aéreos en la administración de Duarte fue estratosférico; la Dirección de Servicios Aeronáuticos debe casi $300 millones.

“Todos los equipos, salvo dos helicópteros de la Fuerza Civil están fuera de servicio, hay incluso equipos que están retenidos en hangares de Toluca por falta de pago... otros están en Estados Unidos porque no se pagó el mantenimiento”, planteó Yunes.