Por lo menos 14 de los 18 abuelos del asilo de ancianos "Huehuetlán" están en abandono total de sus familiares, reconoció la integrante del patronato y voluntariado, Ana Lilia Beltrán González.

En esas condiciones de olvido, puntualizó, murieron cuatro ancianos (dos mujeres y un hombre) a principio de año, sin que algún familiar reclamara por ellos.

"Desafortunadamente el abandono de abuelitos va creciendo. De los 18 que tenemos únicamente cuatro o cinco son los que pagan; más del 50 por ciento de ellos tienen varios años sin que alguien pregunte por su estado".

Al mes las familias erogan tres mil pesos por cada persona que tienen albergada.

"Ese dinero incluye el cuidado, desayuno, comida cena, atención médica, aseo y hasta talleres de esparcimiento".

La encargada del asilo Huehuetlán afirmó que hay gente que tiene hasta 18 años sin recibir la visita de algún familiar.

Sin precisar un número, Ana Lilia Beltrán detalló que la mayoría de los abandonados fueron canalizados a través del DIF municipal.

Pidió a los hijos poner atención de los padres, pues remarcó que resulta irónico que una madre pueda cuidar de 10 hijos y que 10 hijos no puedan cuidar de una sola persona.

Ayer, representantes de la empresa Dalfiori efectuaron la donación de 29 juegos de sábanas y almohadas en beneficio de la institución.

La integrante del voluntariado expresó que los gastos del asilo ascienden a por lo menos 20 mil pesos mensuales, por lo que pidió a los empresarios seguirles apoyando.

Beltrán González invitó también a la sociedad en general a visitar el asilo Huehuetlán para que platique con estas personas, con el fin de darles un momento de compañía.

El horario de visita es de 9:00 a 18:00 horas.

"Una madre puede cuidar de 10 hijos pero 10 hijos de una madre no". Ana Lilia Beltrán González Integrante del patronato del asilo Huehuetlán

Noé Carrillo Molina/El Mundo de Córdoba