Los cordobeses están muriendo de males crónicos. Así lo demuestran las cifras de los decesos ocurridos durante el primer semestre de 2017. Enfermedades cardiacas, diabetes, males renales, pulmonares, y cáncer, concentran el 73 por ciento de los fallecimientos de cordobeses en lo que va del año.

De enero a junio, el Registro Civil anotó mil 130 fallecimientos, de los cuales 323 fueron relacionados a ataques cardíacos y arritmias, seguidas de 181 del tipo metabólicas, principalmente por diabetes mellitus. Las víctimas fueron desde recién nacidos hasta gente de más de 80 años.

El panorama de inseguridad contribuyó al acumulamiento de 98 muertes violentas, encabezadas por las ejecuciones con arma de fuego y en menor cifra, por accidentes automovilísticos y por caídas de tres y hasta cinco metros de altura, por traumatismo craneoencefálico.

Lo anterior también indica un aumento del 10.24 por ciento de muertes en el mismo período del 2016, al reportarse unos mil 025 decesos, prácticamente en la misma tendencia en cuestión de padecimientos. De éstos, un promedio de 80 fueron de clasificación violenta.

El oficial del Registro Civil, Álvaro Palmeros Rosado, informó que otras causas de mortalidad que aparecen de manera frecuente en los reportes de los primeros seis meses del año son por enfermedades pulmonares con 150 casos, seguidas de las renales con 103, sin dejar de lado por cáncer de cualquier tipo con 76 decesos.

“Hablamos de muertes desde recién nacidos, que por ejemplo desafortunadamente tuvieron problemas en sus órganos, hasta adultos mayores donde la diabetes se les complicó o no se repusieron a un ataque cardíaco al miocardio”, explicó.

En contraparte, el funcionario indicó que los nacimientos disminuyeron ya que mientras de enero a junio del año pasado fueron 328, este 2017 sumaron 276.

 

II Ana Laura de la Luz

EL MUNDO DE CÓRDOBA