La pobreza, la pérdida de valores y el desinterés en políticas públicas en favor de la familia son factores determinantes para que Córdoba se encuentre entre los primeros 11 municipios del estado en agresiones de maltrato, omisión de cuidado y abuso sexual en contra de niños y niñas, coinciden representantes religiosos.

“Estamos viendo un mayor daño en contra de los niños en el primer círculo que es el familiar, eso tiene que ver con las condiciones de los hogares, no hay valores o límites, hay una ausencia impresionante de comunicación y de la vida espiritual, falta cultura y vemos que hay una vergüenza social entre las familias que los vuelven cómplices y no denuncian”, dijo el presidente del Consejo de Iglesias Evangélicas en el estado, Alfredo Luna Murillo.

El vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, Manuel Suazo, reconoce la falta de estrategias concretas del gobierno, aunque remarca también el cambio de roles en la sociedad, la educación, la pobreza y la falta de oportunidades laborales para que los derechos de los niños estén lastimados.

II Valentina Montalvo

EL MUNDO DE CÓRDOBA