Uno de los temas que prometen resolver la mayoría de candidatos a alcalde de Córdoba, es a su vez una de las quejas más consistentes: el paso del tren por Fortín, que afecta la vida de los cordobeses al obstaculizar los 21 cruces ferroviarios de la ciudad.

En las últimas dos décadas, la construcción del libramiento ferroviario de Córdoba (desde Fortín hasta Peñuela, Amatlán) es una propuesta frecuente de campaña, de candidatos a la alcaldía, a la gubernatura y a la Presidencia de México.

Incluso, el 13 de mayo de 2009 se inició la obra y ocho años después no registra ningún avance.

Hoy en plena época de campañas electorales, el Ayuntamiento solicitó a Ferrocarriles del Sureste (Ferrosur) la rehabilitación gradual de los 21 cruces ferroviarios que hay en la ciudad y en sus colindancias.

Desde el año 1999, que se anunció el proyecto de libramiento ferroviario, es siempre una propuesta de campaña de candidatos y posteriormente los seis alcaldes que han gobernado Córdoba han reconocido la imposibilidad de su avance.

El 21 de abril de 2009, en su segunda visita a la ciudad como presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa -para dar el banderazo de la obra del distribuidor vial El Diamante-, anunció entre otros proyectos el libramiento ferroviario de Córdoba.

Así, 22 días después, cerca de los fraccionamientos Villa Santa María y Villa Santa Rosa, en Fortín, arrancó la obra con el anuncio de una inversión inicial de 70 millones de pesos (de un total de 240 millones), pero no avanzó.

En sus etapas como candidatos, tres gobernadores de Veracruz incluyeron este proyecto como acción importante.

Ahora, 18 años después, entre los ocho candidatos a la presidencia municipal de Córdoba, la gestión para la creación del libramiento ferroviario forma parte de sus propuestas de campaña... una eterna propuesta.


De la Redacción

EL MUNDO DE CÓRDOBA