Córdoba.- La Jurisdicción Sanitaria Número VI puso en marcha un operativo especial de vigilancia en el penal de mediana seguridad de La Toma, a fin de evitar contagios de zika en dos embarazadas albergadas en este reclusorio.

El cerco sanitario busca también proteger a otras 14 madres y 15 menores de edad que habitan con ellas en la penitenciaría.

En total son 88 madres en el penal.

El martes, personal del equipo de vectores de la Secretaría de Salud fumigó el interior del Cereso e instruyó al consultorio médico de la penitenciaría dar especial seguimiento a las mujeres en estado de gravidez.

La tarea principal consiste en vigilar la presencia de moscos en un perímetro de 200 metros a la redonda de la celda.

"Estamos fumigando todo el penal como una medida preventiva. Aún no tenemos casos de dengue ni tampoco de chikungunya pero el riesgo siempre es latente", dijo el jefe jurisdiccional Jorge Arellano del Olmo.

Al haber mujeres embarazadas, explicó, se deben instalar protocolos especiales de cuidado.

Además de la fumigación, se realizan labores de control larvario y patio limpio.

"Con la alta cantidad de lluvias los números de casos de dengue pueden repuntar; por ello es básico que la comunidad evite que existan más criaderos", dijo Arellano.

La Jurisdicción Sanitaria tiene confirmados nueve casos de dengue en lo que va del año; ocho son de tipo clásico y uno más hemorrágico; por el momento se descartan decesos.

88

II Madres de familia hay en La Toma: 14 tienen con ellas a sus hijos.

Noé Carrillo M./El Mundo de Córdoba

Foto: Vectores fumigan el penal La Toma para evitar el zika.