Tlakimilolli es una palabra de origen náhuatl que indica “envolver lo sagrado” y al considerar que los saberes textiles son sagrados, Miguel Angel Sosme Campos se dio a la tarea de envolver el trabajo de las tejedoras de Zongolica con un documental que será presentado hoy sábado en Tlaquilpan, Veracruz.

Se trata de un audiovisual de 30 minutos “Tlakimilolli: voces del telar” financiado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) que sintetiza testimonios de 18 personas, pero que se concentra en la labor de siete mujeres que dan a conocer “la riqueza cultural de la región, concretamente del arte textil”.

Egresado de la Facultad de Antropología de la UV, Sosme Campos explica que se trata de la evolución de un trabajo de varios años: “tenemos siete años trabajando en la Sierra de Zongolica completamente con tejedores que tejen el telar de cintura, de esa colaboración han derivado ya cinco libros, uno de ellos es un libro de cuentos para niños sobre las artesanías de la región, también tenemos diversos materiales visuales, audiovisuales, infografías y nuestro interés siempre ha sido poder, a través del trabajo conjunto con ellas, dar a conocer la riqueza cultural de la región...”.

Uno de esos trabajos es el libro “Tejedoras de esperanza. Empoderamiento en los grupos de tejedoras de la sierra de Zongolica”, galardonado con los premios “Fray Bernardino de Sahagún 2014” y “Luis González y González” que entregan el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Colegio de Michoacán (Colmich).

Sosme, productor e investigador en el video, considera que los saberes tradicionales y en general los asociados a las artesanías se encuentran en riesgo por diversos factores, “porque vivimos en un contexto donde el trabajo de las mujeres, concretamente las mujeres indígenas, se demerita, se regatea, por varias razones, por la condición de género, por la condición de clase, por la condición étnica”

Agrega: “Nuestro trabajo siempre se ha orientado en hacer visibles los saberes, en dar a conocer la riqueza que se tiene en la región y también en algún modo, en dar a conocer las historias de las mujeres indígenas que son voces generalmente no escuchadas, por eso también el nombre de este cortometraje: Voces del Telar, queremos llegar a un público más amplio”.

La llegada de Tlakimilloli al público, en forma masiva debe esperar, ya que es un proceso que llevará meses.

Prevén que en 2018, exista ya la difusión del material y consolidar el plan para que se tengan los derechos para hacerlo público vía DVD y en internet, pero mientras, el documental será presentado en el Salón de usos múltiples del Ayuntamiento de Tlaquilpan este sábado a las 12:00 horas.


Juan Carlos Cortés

Grupo Arróniz