Escuché esta noticia en un programa de radio. Buscando un poco en la red he encontrado un reporte sobre la misma y lo he leído con interés.


Dentro del articulo he encontrado una idea que me ha cautivado, textualmente dice: “Ricardo cree que el problema es que nuestros sentimientos negativos hacia otras personas no están a menudo justificados, sino que los hemos creado nosotros en nuestra mente de forma artificial como respuesta a nuestras propias frustraciones.”


Es posible que no se necesite ningún ejemplo al respecto, pero un día, un amigo me lo ofreció así:


Estás sentado en un restaurante y hablas con tu acompañante, la conversación es agradable, el trabajo, el último libro, un par de exposiciones, la selección... Pasan 15 minutos y llega el camarero, un vistazo a la carta y se hace el pedido.


Estás sentado en un restaurante, te sientas, miras al camarero para hacerle saber que quieres pedir. El camarero en esa hora del día anda algo atareado, no te ve. Insistes levantando la mano. Lleva algunos pedidos y ni siquiera se da cuenta. Le comentas a tu acompañante la situación; “Vaya, como está el servicio”. Vuelves a levantar la mano. El camarero lo nota y con un gesto indica que va en un momento. Vuelve a pasar con pedidos un par de veces y no se detiene. “Parece que se le ha olvidado que estamos aquí”. “Menudo desastre de restaurante”. “Que hambre tengo”. Después de 10 minutos, por fin llega. Pides de mala gana.


Sólo depende de uno mismo, el entender que el empleado esta muy ocupado, o considerarlo como una falta de atención a ti y un mal servicio del Restaurant.


¿No sería mas sencillo aceptar las cosas como son y no como nosotros quisieramos que fueran?


De ti depende ser: Inmensamente feliz o Terriblemente desgraciado. Tu decides.

Tu Mundo es como tu eres“

obsérvate y compruébalo,

y cuando lo aceptes,....

busca el cambio.


UNA MEJOR MANERA DE VIVIR

Tere Gomez


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz