(ÚLTIMA PARTE)

Esta es la mayor suposición que podemos hacer y esta es la razón por la cual nos da miedo ser nosotros mismos ante los demás, porque creemos que nos juzgarán, nos convertirán en sus víctimas, nos maltratarán, y nos culparán como nosotros mismos lo hacemos. De modo que antes de que los demás tengan la oportunidad de rechazarnos, nosotros mismos ya nos hemos rechazado.


Querido lector es así como funciona la mente. También hacemos suposiciones sobre nosotros mismos y esto crea muchos conflictos internos. Por ejemplo; Supones que eres capaz de hacer algo y después descubres que no lo eres. Te sobrestimas o te subestimas a ti mismo porque no te has tomado el tiempo necesario para hacerte preguntas y contestártelas a ti mismo.


No es necesario que justifiques el amor; está presente o no lo está. El Amor verdadero es aceptar a los demás tal como son sin tratar de cambiarlos. Si intentamos cambiarlos, significa que en realidad no nos gustan. Si no entiendes algo, en lugar de hacer suposiciones es mejor que preguntes y que seas claro.


Chismorrear es nuestra forma de comunicarnos y enviarnos veneno los unos a los otros. Como tenemos miedo de pedir una aclaración, hacemos suposiciones y creemos que son ciertas, después las defendemos e intentamos que sea otro el que no tenga la razón. Siempre es mejor preguntar que hacer una suposición, porque las suposiciones crean sufrimiento.


El día que dejes de hacer suposiciones, te comunicarás con habilidad y claridad, libre de veneno emocional. Cuando ya no hagas suposiciones tus palabras se volverán impecables. Con una comunicación clara todas tus relaciones cambiarán, no sólo las que tienes con tu pareja, sino también con todos los demás.


No será necesario que hagas suposiciones porque todo se volverá muy claro. Esto es lo que yo quiero y esto es lo que tú quieres. “Lo que realmente hará que las cosas cambien es la acción.

Tu Mundo es como tu eres”

obsérvate y compruébalo,

y cuando lo aceptes,....

busca el cambio.


UNA MEJOR MANERA DE VIVIR

Tere Gómez


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz