Posee todas las fórmulas de una comedia romántico-musical: los alocados, finales años 20, el cine mudo agoniza dando a luz a las cintas sonoras; chico conoce a chica, pero otra se cree con derechos de antigüedad, y un chico mejor amigo del otro, que ayudará en todo lo posible para que el romance germine y florezca como debe ser: bajo la lluvia.

Todo esto con fondo de una industria del cine (Hollywood, desde luego) que siente como terremoto el advenimiento del sonido, el novedoso pero “vulgar” descubrimiento de otro estudio. Y es que el chico es un galán de matiné y la chica una corista, mientras la otra es la glamurosa estrella consentida y popular del estudio, que tiene sus exigencias y caprichos, pero no una voz acorde a su belleza. Aquí, gracias al mejor amigo, el estudio descubre el doblaje; pero la salvación de la película que acaban de rodar (silente) podría ser el final de la carrera de la chica, a estas alturas él y ella profundamente enamorados.

Tanto, que él es capaz de cantar y bailar bajo la lluvia.

Considerado el mejor film en su género de todas las épocas, Cantando en la Lluvia (Singin‘ in the Rain, 1952, 1:42 hrs. de duración) es co-dirigido por Stanley Donen (7 Novias Para 7 Hermanos, Indiscreta, Charada, Arabesque) y el atlético actor-bailarín Gene Kelly (Hello, Dolly!) quien es asimismo el galán del film.

La chica es la adorable Debbie Reynolds, en su debut estelar a los 19 años, el amigo es el inimitable Donald O´Connor, que ejecuta uno de los segmentos cómico-musicales más memorables (“Hazlos reír!”), y “la otra” es la formidable comediante Jean Hagen en el rol de su vida.

Los números musicales son de antología, el ambiente y vestuario de época son perfectos, y el espectador pasa uno de los momentos más disfrutables que haya jamás tenido en el cine.

Cantando en la Lluvia en la Sala de Arte La Capilla -frente al Teatro “Pedro Díaz”, a unos pasos de los Portales de Córdoba, esta noche a las 8 en punto. Le sugerimos verla desde el inicio, pero si llega retrasado y el portón está cerrado, toque con ganas o empuje con fuerza. Nos encantará que nos acompañe dentro del Ciclo “Un final feliz”, para cerrar cuentas con el 2017 en forma optimista.

Los miércoles siguientes ofreceremos Tootsie, esa delicia que dio una de sus nominaciones Oscar a Dustin Hoffman, y su primero a Jessica Lange; seguida de Notting Hill, encantadora comedia romántica con Julia Roberts y el galán Hugh Grant para cerrar espectacularmente el miércoles 27 con Vivir es mi Deseo (Auntie Mame), con la sensacional Rosalind Russell.

Venga, su corazón y espíritu saldrán cantando.


Talavera Serdán