Enlazadas con gran honor y en un bello homenaje, las banderas de España y México recorrieron las calles principales de la ciudad en manos de Lancelot Fernández y Javier Limón, autoridades del Casino Español, en compañía del alcalde, Tomás Ríos Bernal en la procesión que llevó de vuelta a su lugar a La Santina en la Catedral de la Inmaculada Concepción llevando a su paso a sus fieles devotos e integrantes del casino, quienes con entusiasmo y buen ánimo festejaron a la Virgen de la Covadonga en sus festividades.

Al concluir el paseo, las puertas de la iglesia se abrieron de par en par para dar inicio a la homilía correspondiente, oficiada en esta ocasión por el padre Domingo Ortiz. En su regreso, el gran recinto del Casino Español del Centro, estuvo decorado con bellos claveles y ofrendas de pan, agua y sal y a su llegada, las distinguidas familias iniciaron con las festividades propias de La

Santina que como cada año, da muestra de la cultura, raíces, historia y tradición de España.

Entre el gusto de saludarse y compartir otro año de festividades de la Covadonga, la verdadera fiesta se tuvo lugar después de la comida que disfrutaron los presentes, cuando dio iniciaron las presentaciones de los diversos mosaicos musicales, donde la belleza y la tradición se unen, haciendo lucir a las chicas bello vestuario de las diferentes regiones de España, iniciando con la compañía de Gaitas Os Nietus, así como la participación del grupo de Flamenco del Casino Español que se robó los aplausos y los gritos de orgullo que dictaban “¡Viva España!”, siendo así como trascendió una verdadera con amor a la patrona de España.

Ana Paola Guzmán

El Mundo de Córdoba