En una mañana cálida, el afamado director de teatro, Héctor Herrera despierta en la ciudad de los 'Treinta caballeros' y en el transcurso de la mañana, es casi inevitable recordar aquellos bellos momentos, que han marcado su vida; aquellas pasiones que lo han llevado a los lugares más espectaculares, pero sobre todo, es inevitable recordar que hoy en día es una figura respetada, admirada y posicionada en el

escenario de cientos de teatros a nivel nacional. Héctor Herrera es quien ha despertado el amor por el teatro en la ciudad de Córdoba, pues es el fundador, organizador y director del festival del autor cordobés "Emilio Carballido", el cual ha ido creciendo año con año. Proveniente de la ciudad de México, actualmente reside en la capital del estado Veracruzano, ya que su dedicación -y ahora, también su vida enterase encuentran ahí: "es que ya no me imagino en otro lugar", me confiesa con cierta complicidad, admitiendo también su gran amor por Córdoba. Probablemente jamás pensó encontrarse en donde hoy está, sin imaginarlo, la danza en su vida siempre fue su primer amor, pero en algún punto del camino, encontró aquel punto de quiebre donde su talento salió salpicado hacia los escenarios y entonces, la obra de su vida quedo escrita, puesto que ya son muchísimos años los que Héctor lleva dedicados al teatro.

Con estudios en Nueva York y actualmente Licenciado en Educación Artística por parte de la Universidad Veracruzana, fue ocho años atrás cuando propuso la idea al municipio de la ciudad cordobesa, para promover y realizar el festival 'Emilio Carballido',

idea que fue aceptada y se ha vuelto una realidad convirtíendose en un foro cultural en potencia donde artistas de talla internacional

han arribado a la ciudad y aunque Héctor Herrera se encuentra orgulloso de ello, su verdadero logro fue la felicidad que alcanzó a través de todo el camino, pues sonríe levemente cuando recuerda aquellos viajes, aquellos festivales, aquellos lugares hermosos que ha presenciado, gracias a una gran persona que el siempre admiró, el señor Emilio Carballido.