Cuenta una tradición documentada del siglo XIII que tras la Ascensión del Señor Jesús, los apóstoles, fortalecidos por el Espíritu Santo, predicaban el evangelio.

El Apóstol Santiago el Mayor, hermano de San Juan, en aquel entonces, viajó a predicar en España. Aquellas tierras se encontraban sin haber oído aún hablar de Jesús ni de su mensaje, pues en ellas habitaban pueblos paganos.


La tradición dice que al despedirse el Apóstol Santiago de sus amigos para ir a predicar la fe de Jesucristo, la propia Madre de Jesús le prometió que en aquel lugar donde más personas encontrase dispuestas a vivir el Mensaje de su Hijo, ella misma iría a ese lugar y se haría presente. El Apóstol Santiago fue a Asturias, tras pasar por Galicia, pero no fueron muchos los frutos que consiguió. Acompañándose de ocho discípulos llegó a orillas del río Ebro en la ciudad de “CesarAugusta” -actual Zaragoza-.


El 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba en profunda oración con sus discípulos junto al río Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban

”Ave, María“. Y vio entonces aparecer a la Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol. La Madre de Jesús, que aún vivía en carne mortal en Palestina, le pidió a Santiago que en aquel lugar se construyese una iglesia, y que el altar estuviese en torno al pilar donde ella estaba de pie. María le prometió que ese sitió permanecería hasta el fin de los tiempos para que nunca faltase quienes quisieran encontrarse con su hijo. Cuando la Virgen desapareció quedó ahí el pilar; el Apóstol Santiago y sus acompañantes iniciaron la edificación de la

iglesia en aquel lugar. Antes de que estuviese terminada, Santiago dejó a uno de sus discípulos de encargado, a la Iglesia le dio el título de Santa María del Pilar.

Este templo fue el primero que se comenzó a construir en el mundo para ser dedicado a la Madre de Jesús.


Santiago regresó a Jerusalén, después de predicar en España. Herodes Agripas lo mandó ejecutar alrededor del año 44 D.C., siendo así el primer apóstol mártir.

Sus discípulos, luego del suceso, tomaron su cuerpo y lo llevaron por mar a las costas de España para su entierro. Después de algunos siglos, su sepulcro fue

encontrado por un campesino que vio salir de la tierra unas

estrellas. El lugar fue llamado ”Campus Stellae“= ”Campo de las Estrellas“=

=Compostela.


Continuará...

Notas Relacionadas