Ciudad de México.- Hace diez años, México era considerada la fábrica mundial de televisiones, siendo el principal productor a nivel global y exportando a todo el mundo.

Pero ahora, el País ha sido desplazado por China y las exportaciones cayeron 40 por ciento desde ese entonces.

Hasta 2008, el País fue el principal fabricante de teles a nivel mundial, dominando el mercado con 21.5 por ciento del total de todas las exportaciones a nivel internacional. Ese año, las exportaciones sumaron 22 mil 612 millones de dólares.

Sin embargo, a partir de 2008 las ventas comenzaron a declinar y China empezó a ganar espacio.

En 2017, México exportó 13 mil 252 millones de dólares, 40 por ciento menos que hace diez años, y con 16 por ciento del mercado mundial.

"La industria de la televisión cambió. De producir aparatos completos, que requerían muchos insumos, se pasó a pantallas, más livianas y con más tecnología, que comenzaron a producirse en otros países y cuyos espacios de producción en México fueron aprovechados para fabricar también productos diferentes", explicó Manuel Valencia, director de la carrera de negocios del Tec de Monterrey campus Santa Fe.

Hace diez años, México era el principal proveedor de este tipo de aparatos a Estados Unidos pero en este cambio de dinámica, China se volvió su principal vendedor, según datos de la Oficina del Censo de ese país.

Durante este periodo, también otros vendedores comenzaron a ganar espacio, como Japón, Corea del Sur y Tailandia.

En México, específicamente en Tijuana, todavía fabrican marcas como LG , Samsung, Sony, Sanyo y Panasonic, pero en estos años algunas otras marcas han dejado el País, como Sharp.

"En EU bajó la demanda del consumo de televisión respecto a otros países asiáticos y entonces México deja de ser el principal proveedor de televisiones por una cuestión geográfica, donde China gana porque simplemente están más cerca de los compradores", explicó.

Además de la migración de los productos, también hubo un cambio en la manera en la que se consume entretenimiento, puesto que las plataformas de distribución de programas y políticas por internet pueden verse desde otro tipo de dispositivos, como computadoras, tabletas y teléfonos celulares.

Agencia Reforma